Antonio José regresó a Barcelona llegando de forma inigualable al corazón de todos los presentes.

Antonio José, puntual a su cita y con un Sant Jordi Club hasta la bandera, daba comienzo un concierto que nada más empezar ya se podía ver la entrega de sus fans en forma de mensaje.

Unos globos en los que se podía leer “Gracias por tour senti2“, fue la forma más original para agradecerle a su ídolo su entrega durante esta gira, que tendrá fin el próximo 17 de Febrero en Mallorca.

Aparte de las canciones de su último trabajo, Antonio José quiso brindar con canciones de su anterior disco “El viaje” dejando a sus fans disfrutar de  “Aquí estoy yo” y  “Eclipse“.

Llegó la hora de escuchar “La noche encendida“, una canción muy emotiva y especial para Antonio José. Este fue, sin duda, uno de los momentos más emotivos de la noche, pues quiso dedicarle su canción a Xavi Perez, amigo y productor de su último trabajo, fallecido hace pocos meses. 



Los sentimientos estuvieron a flor de piel entre todos los asistentes durante todo el concierto, un público tan fiel que es capaz de viajar desde diversos puntos de España para verle cantar, temas como como “El arte de vivir” y “Te busqué“.

La noche prometía ser inolvidable y en el momento en el que apareció Antonio Orozco lo confirmó. 

Estaría mal decir que yo sabía que esto iba a pasar, que llegarías a donde estás, pero es que lo sabía” – fueron palabras que Antonio le quiso dedicar haciendo ver gran la complicidad y confianza que tienen mutuamente y juntos quisieron derretir a su público con la conocida canción “Estoy hecho de pedacitos de ti“. 

Hay canciones que marcan un antes y un después, y esa es “Contigo“, una canción que habéis hecho vuestra” comentaba el cantante cordobés durante la segunda mitad de su concierto. El público no lo dudó un segundo y, con carteles donde se leía “Nos quedamos contigo“, le demostraron que no se equivocaba.

Llegó la hora de bailar con “Respirar de ti“, canción que terminó de animar el ambiente poniendo a los asistentes a bailar mientras una lluvia de confetis inundaba el Sant Jordi Club.

El concierto llegaba a su fin con “El lado bueno de las cosas” y “99 historias y una canción“. Un ambiente íntimo y cercano gracias a su versión a piano y voz, que terminó sacandole a todos los allí presentes alguna que otra lágrima.

Un broche final mágico, pues ninguna canción mejor que “De que manera” para terminar una noche llena de emociones y sentimientos. 
Noche que sin duda se mantendrá por mucho tiempo en el recuerdo de todos.

Fotografía: Ruth Morales

Deja un comentario