[Crónica] LOVG conquista Madrid y su Planeta Imaginario con un fin de gira por todo lo alto

Si algo está claro, es que La Oreja de Van Gogh LOVG para los amigos- ha protagonizado uno de los mejores ‘comebacks‘ del último año. El Planeta Imaginario, el séptimo disco de estudio de la banda, empezó una gira de éxito en diciembre de 2016, que, tras varios sold outs y dobletes por toda la geografía española -y americana- tuvo que poner fecha para cerrar un tour lleno de alegrías y sorpresas para la banda.

Wowssip World tuvo la oportunidad de asistir a este fin de gira el pasado 26 de diciembre en el madrileño WiZink Center -antiguo Palacio de los Deportes-, en un concierto que no dejó indiferente a nadie. En un escenario que recreaba un viejo salón, con alfombras, percheros, mesillas y unas pequeñas lámparas sobre estas últimas -detalles con que hacían sentir como en casa a cualquier asistente que alzase la vista-, comenzaron a entrar los integrantes de la banda: Pablo Benegas a la guitarra, Álvaro Fuentes con el bajo, Xavi San Martín al teclado y Haritz Garde en la batería. La música empezó calentando motores para recibir a la última anfitriona, Leire Martínez, cuya llegada vino acompañada de la luz de los focos, iluminando todo el Palacio. Sin presentaciones, “Estoy contigo“, de su último disco, empezó a sonar para dejar claro que la fiesta acababa de empezar.

Muy buenas noches Madrid, y bienvenidos todos a nuestro planeta imaginario

Tras una bienvenida muy aplaudida, el grupo decidió seguir presentándose con una de sus canciones más representativas, “El último vals“. Continuando su repertorio más querido, siguieron con “Cuídate“, hasta llegar que Leire decidió decir unas palabras: “En nuestro planeta imaginario os traemos muchas historias de amor, que con 20 años parecen indestructibles, pero cualquier amor, si no se cuida, se muere… Porque no hay amores intocables“. Así empezó la frágil “Intocable“, también de “El Planeta Imaginario“, que dejó ver el éxito del último trabajo del grupo donostiarra con el público coreando la canción.

Una tanda de clásicos multigeneracionales

Arropados por el público, Leire y los chicos no pararon ni un momento. Clásicos como “Inmortal“, “Mi vida sin ti” o “París” sonaron y fueron disfrutadas por todos, intercaladas con canciones nuevas como “Cuando menos lo merezca” o por interpretaciones tan curiosas como la de otra pieza icónica, “París“, en la que Xavi lo dio todo con un solo de eterófono, un instrumento electrónico controlado sin contacto físico por parte del músico.

Una muy sentida interpretación de “Esa chica“, “Rosas” -cuyo final fue cantado prácticamente por todo el público dejando a Leire sin palabras-, y “Diciembre” sirvieron de antesala para una dramática “Vestido azul“, que junto con “20 de enero” cerraron el primer acto del concierto.

Un acústico cercano y reivindicativo

Con “María” la cantante y Pablo Benegas abrieron de forma dulce el acústico, sentados al frente del escenario. Tras ella, le siguió “Deseos de cosas imposibles“, que recitando al mosquito más tonto de la manada y al poeta que decide trabajar en un banco, consiguió cautivar a todo el público.

No perdemos la esperanza de que un día las noticias nos cuenten de que no va a faltar una sola mujer mas por la violencia machista“. Con estas palabras dedicaba la banda el tema de su último disco, “No vales más que yo“, inaugurando un silencio que sólo fue interrumpido por un largo aplauso por parte de todos los presentes. Después de que el público y la banda se recuperasen del momento vivido, siguieron con una cañera “Muñeca de trapo“, a la que siguió “Verano” y “El primer día del resto de mi vida“, con la que, para sorpresa del público, vino la primera despedida por parte del grupo.

Emociones, libertad e himnos que cierran una gira de éxito

Volviendo al escenario con las luces apagadas, Leire y Xavi empezaron con una íntima interpretación de “Jueves” en un pequeño piano de cola. La canción, una de las más emotivas y difíciles de todo su repertorio, contó con el apoyo de todo el público madrileño, que acompañó la última parte del tema con un largo y efusivo aplauso rememorando la causa. Tras recuperar la calma, “La canción más bonita del mundo” empezó a sonar, con la banda revuelta por todo el escenario, cosa que no cambió tras “Pálida Luna“, que hizo bailar a todos los asistentes.

Tras ella, vino la que pudo ser la actuación más potente de toda la noche, “La niña que llora en tus fiestas“, con un juego de luces que jugó a favor de la banda. Tras otra falsa despedida, se volvieron a subir al escenario para “Tan guapa“, esta vez interpretada a dos voces con Xavi.

Sabiendo que el final se acercaba, el público escuchó con atención otra de las dedicatorias de la solista: “A todos los valientes que un día decidieron no preocuparse por quién juzgase su sexualidad, de quién se enamoran y qué rumbo toman en su vida“. Recordando a la comunidad LGTBi+, presentó la canción que dio nombre al sexto álbum de estudio del grupo, “Cometas por el cielo“, que quedó como un canto a la liberación y a la felicidad que retrató a la perfección todo lo que LOVG simboliza.

Con un “que recordarás las tardes de invierno por Madrid” a plena voz por parte del público y de la banda, proveniente de “Puedes contar conmigo“, despidieron finalmente por todo lo alto un concierto que dice ‘hasta luego‘ a otra gira llena de éxitos para el grupo, que no es más que el inicio de una bonita espera hasta poder seguir coleccionando himnos de la mano de uno de los mayores grupos pop españoles que siguen conquistando al público de todo el mundo con sus canciones.

Deja un comentario