[Crónica] Rosana hace bailar a Madrid al ritmo de su esencia y naturalidad

Después de realizar más de 100 conciertos entre España, Latinoamérica y Estados Unidos, Rosana tenía una cita en nuestro país. Madrid fue la ciudad elegida para su concierto, en la que presentaría su séptimo álbum de estudio, “La memoria de la piel“.

Con un WiZink Center plagado de asientos ocupados, Wowssip World asistió para ver como la canaria ofrecía un show con toda su energía, cosa que innegablemente hizo. Con la premisa de ver un show cercano y con un repertorio que significaba un repaso por toda la carrera de la artista, las luces se apagaron: La fiesta empezaba.

Un comienzo diferente… Y complicado

Con todo el público pendiente del escenario, Rosana entró al recinto por la puerta de la calle Goya, bajando las escaleras y saludando a los asistentes, mostrando su esencia desde el primer minuto. Cercana, empática y, sobre todo, humana. Tras una ovación, empezó su show haciendo un despliegue de sus dotes musicales: Primero, tocando la guitarra, después guitarra eléctrica, pasando por la batería y el bajo. Sin embargo, este último no sonaba como debería, por lo que su entradilla paró en seco. Por problemas técnicos no pudo empezar su show, pero eso no la impidió empezar su concierto. Con su guitarra acústica, comenzó interpretando “Lunas Rotas“, que emocionó al público. Al terminar, pidió, entre aplausos, alguna sugerencia para seguir con su improvisado acústico. Continuó entonces con “Giro“, fuera de su repertorio desde hacía un tiempo, y “Mi trozo de cielo“, elegida a petición de alguien que quiere pedirle la mano a su pareja durante el concierto. Siguiendo con un foco y su guitarra, “Agua bendita” y su mítica “Si tú no estás aquí“, que levantó a tiempo a todo el Palacio de los Deportes justo cuando su bajo empezó a sonar de nuevo.

Un comienzo ‘a tiempo’

Siguiendo su ritual con los instrumentos, y tras tocar el temido bajo, se sentó al teclado e incluso la pandereta. Cabe destacar que la artista supo salir más que airosa de ese inicio estrepitoso, y lo hizo siendo ella misma. Con una cuenta atrás gigantesca a sus espaldas, comenzó con “Llegaremos a tiempo“. Tras ella, siguió con éxitos de su repertorio como “Todo es empezar“, “Te busco entre sueños” y “Olvídate“, hasta llegar a otros temas como “Puede ser” o “No olvidarme de olvidar“, ambos de su último trabajo.

Con todo el estadio revolucionado, siguió con “Soñaré“, con el que levantó a todo el público -gradas incluidas- para después continuar con “Hoy“, con la que presentó a toda su banda. Prescindiendo de esta última, Rosana volvió a su guitarra y el foco para interpretar “Tormenta de arena“, con un canto desgarrado al desamor. Con “Agua de llorar” volvió la banda con ella al escenario, esta vez bajo la luz de unas bombillas que les iluminaban íntimamente. Al acabar, la artista colocó a sus músicos detrás de ella y éstos empezaron a hacer beatbox a modo de acompañamiento para “Así son las cosas“, para después seguir con el público a ritmo de “Buscándote” y “Quién“. Justo antes de anunciar su falsa despedida, entonó “El cielo que me das“, quiso volar con “Una hora menos” y consiguió que todo el estadio volviese a cantar con ella con “La memoria de la piel” y “Silencio“.

La verdadera fiesta de despedida

Rosana volvió al escenario con “Con el viento a favor“. Después, al empezar “Si tú no estás aquí” por segunda vez, bajó a la pista para abrazar a sus fans. Durante su paseo por el estadio, siguió empalmando éxitos como “El Talismán” y “A fuego lento“, entonando un gran ‘¡Así se baila Madrid!

Ha llegado el momento en el que si ustedes quieren más, si de verdad quieren más, ¡van a tener que gritar!’ gritó Rosana justo antes de irse, dejando al público pidiendo otra canción una sola feliz. “Pa ti no estoy“, con la que cambió su frase final dejando claro que para Madrid siempre estará, hasta acabar con “Mañana“, con un apoteósico final en el que, como una auténtica ‘estrella del rock’ se tiró una botella de agua por encima. ‘Gracias Madrid, ¡y hasta siempre!‘ se despidió la canaria con su banda, dejando atrás un show lleno de magia en el que no faltó su conexión con los fans, su humor y su cariño hacia el mundo y la gente.

Encontrareis todas las fotos del evento en nuestro Flickr AQUÍ

Deja un comentario