[CRÓNICA] Thirty Seconds To Mars vuelven al ruedo en Madrid tras el estreno de su esperado álbum

Tras 15 conciertos por Europa y Reino Unido, 30 Seconds To Mars regresaba a Estados Unidos para preparar el lanzamiento de su nuevo y reciente álbum, “America”, que salía a la venta el 6 de abril.

Hace una semana justa desde que podemos disfrutar de este nuevo lanzamiento de la banda de rock alternativo. Temas tan esperados como “Remedy”, donde escuchamos tan solo una guitarra acompañando a la voz de Shannon Leto, quien por fin se lanza a cantar, la colaboración que Halsey hace con ellos en “Love Is Madness” o la electrónica y motivante “Hail To The Victor”.

Tras un pequeño paro de corazón la semana pasada después el aplazamiento de las fechas de los conciertos en Portugal, por fin pudimos disfrutar y respirar tranquilos al saber que los conciertos que tendrían en España no se cambiarían de fechas, y así pudimos disfrutar ayer de este conciertazo que 30 Seconds To Mars se marcó en el WiZink Center de Madrid.

Las gradas y la pista comenzaban a llenarse mientras contábamos con un DJ de telonero, quien en una de las ocasiones pinchó “Love Is Madness”, algo que volvió completamente locos a todos los asistentes, pues el ansioso momento de ver a los hermanos Leto sobre el escenario se acercaba.

Pasaban las 21:30 de la noche cuando las luces se apagaron y el descontrol se apoderó de todos los fans. Las pantallas led que formaban una caja se alzaban en el aire y dejaban ver a Shannon Leto en la batería y, en el centro del escenario, un Jared Leto tapado de pies a cabeza, con capucha incluida, y completamente inmóvil, mientras “Monolith” sonaba a modo de introducción.

Sí, ese era el comienzo de lo que iba a ser una noche -y fiesta- para recordar. La ya mítica “Up In The Air” resonaba en todo el recinto, como si de una única voz se tratase, demostrando que los fans españoles son insuperables. Le siguieron canciones de sus álbumes anteriores como “Kings And Queens”, “Search And Destroy” “This Is War”. Fue precisamente en esta última canción cuando el cielo del WiZink Center se llenaba de enormes globos grises que botaban entre el público y el escenario, creando una conexión única y un ambiente inmejorable y con mucha energía para los miles de asistentes.

Con la voz de Jared Leto resonando, sin instrumento alguno, empezó a cantar el segundo de sus singles que forma parte de “America”, se trataba de “Dangerous Night“. Era la primera canción de este nuevo disco que podíamos escuchar en toda la noche, y esto hizo que en cuanto la batería, guitarra y bajo comenzaron a sonar, todo el público se dejase voz y alma.

La velada seguía su ritmo con temas más recientes como “Do Or Die” donde ondeaba la bandera española a manos de Jared, pasando por “Pyres of Varanasi” y haciendo un guiño a 2005 con “The Kill“, una de las canciones más conocidas de la banda.

Esta noche tan especial no iba a desarrollarse solo con temas propias de la banda de Los Angeles, sino que también interpretarían su propia versión -como han hecho ya en otras giras anteriormente- de “Stay“, de Rihanna. Todos los allí asistentes deseábamos que la noche no acabase nunca, quizá esperábamos poder escuchar la discografía de la banda al completo y así alargar durante unas horas más el concierto, pero los minutos iban pasando, y eso tan solo significaba que cada vez estábamos más cerca de terminar la noche que habíamos esperado durante tanto meses. Nada pudo detener el show, nada podía bajarnos de las nubes a las miles de personas concentradas para escuchar a 30 Seconds To Mars, o eso creíamos.

Jared Leto pedía que la música se detuviese al ver cómo unos tres miembros del equipo de seguridad que se encontraba en el foso acudían velozmente hacia una joven que parecía marearse entre la multitud. El cantante se asustó al ver así a la joven, quien incrédula vivía la situación. Pidió al staff de seguridad que dieran a su fan algo de agua, mostró una gran preocupación por su salud, preguntándole incluso si se encontraba bien. Hasta que ella no mejoró la música no volvió a sonar, un gesto que solo deja ver la gran humanidad de Leto, el gran corazón que tiene y lo mucho que se involucra en que el mundo disfrute junto a él, y aquella joven no iba a ser menos. Un gesto heroico que pocos artistas tienen.

Tras aquel pequeño incidente todo volvía a la normalidad, combinando esta primera parada en España con un directo en Instagram, donde mostraban a todos sus seguidores a través de sus redes sociales lo mucho que aman nuestro país, la energía que transmiten todos los fans y el derroche de buenrollismo made in Spain.

Por si todo lo que estábamos viviendo fuese poco, la gran e inesperada sorpresa llegó. Después de llevar algo más de la mitad del primer single de “America”, “Walk On Water“, Jared Leto presentó a uno de nuestros artistas más reconocidos mundialmente. Se trató nada más y nada menos que del gran Pablo López, quien no dudó en unirse a los chicos en el último estribillo de la canción, compartiendo escenario junto a ellos. Fue presentado como un héroe, e incluso como si de un boxeador se tratase. El público enloqueció, nadie se esperaba que un artista tan distinto a la banda fuese a cantar junto a ellos, y lo cierto es que fue una mezcla explosiva que gustó mucho.

Lamentablemente el concierto llegaba a su fin, y como no podía ser de otra forma, algunos fans muy afortunados subían al escenario para disfrutar de “Closer To The Edge“, y como no, Wowssip World no podía quedarse viviéndolo desde la vallas si podíamos contarlo desde arriba; y así fue.

Así se veía  la batería de Shannon Leto nada más subir al escenario. Uniendo a todos los fans a ambos lados de la pequeña plataforma con luces que se encontraba en el suelo, Jared Leto comenzó lo que es ya su himno, con un no, no, no, no unísono de todo el público mientras alzaban sus puños al aire numerosas veces. La energía que se sentía y respiraba en el WiZink Center no es comparable a nada, los fans se dejaron la voz en este último tema que tanto nos enloquece y que nos hace saltar como si no hubiese un mañana, había que darlo todo para ellos, y así fue.

Así acababa una de las noches más grandes en la que 30 Seconds To Mars consiguió vencer al frío y la lluvia que teñían el cielo madrileño y que persiguieron a los asistentes en su espera durante todo el día. Con un recinto lleno, con más de 7.000 personas cantando “Closer To The Edge“, los hermanos Leto se despidieron de Madrid. Está claro que esta banda está haciendo historia, situándolos como uno de los grupos referencia en el panorama musical. Gracias por esta noche tan inolvidable, gracias por compartir tanta emoción, alegría, felicidad, locura y miles de sentimientos más, hasta la próxima.

Deja un comentario