[CRÓNICA] Antonio José despide su exitosa gira con un concierto en Madrid lleno de emociones

Una tarde de viernes de la ciudad de Madrid, pero que no es una tarde cualquiera. El recinto del Wizink Center no estaba preparado para lo que se venía, a la espera, fans de distintas ciudades españolas e incluso de fuera del país que venían a despedir junto a Antonio José  su “gira a un milímetro de ti”; y a las 21:35 se apagaban las luces: comienza el espectáculo. El cordobés sale al escenario con “Hay un mundo”, un mundo de emociones que durante dos horas y media haría vibrar a la ciudad de Madrid. Sin cesar los aplausos y en palabras del artista “Bienvenidos, bienvenido Madrid, bienvenidos a casa, os amo… ¡Arriba!” daba paso a “Somos”, que nos mostraba el emocionante vínculo que tiene con sus fans quienes no pararon ni un segundo de acompañar a su ídolo. De izquierda a derecha, adelante y atrás, rodeando a su querida banda, Antonio José no paraba, paseando su arte por cada milímetro del escenario comenzamos a escuchar esa canción que da título a la gira: “A un milímetro de ti” , que nos hacía sentir cada vez más y más cerca de él. La pasión de sus fans era innegable y fueron ellos mismos los que, llenando de corazones el escenario, entonaban ese “Contigo” haciendo reír al propio Antonio José, que gritaban con fuerza ese “YO me quedo contigo”. Y quién no iba a hacerlo tras escuchar sus bonitas palabras “Gracias Madrid, gracias familia, gracias a cada uno de los que estáis aquí esta noche, gracias por hacer esto posible porque si no fuera por ustedes nada de esto tendría sentido”. Con las emociones a flor de piel, pedía que lo acompañaran con su “Ódiame”. El Wizink temblaba con la intensidad con la que el joven cordobés se desgarraba, tanto que únicamente con su voz, una guitarra, los ojos cerrados y a golpe de pecho terminaba la actuación.

Un agradecido Antonio José, entre los sollozos de los fans, daba entonces inicio a “Tengo una vida y sólo una noche” frente al piano, con un mensaje de apoyo dedicado a todas las mujeres. Continuaba el espectáculo con “Me olvidé” arropado cada segundo por los coros de los fans incluso en la dificultad del rap de la canción. Empezábamos entonces a escuchar ese “Vivir o morir” y que el cantante compartía “contigo, Madrid, contigo”. Iba a ser una noche llena de colaboraciones, la primera de ellas fue la de Andrés Suárez que entraba al escenario con “Aquí estoy yo” que tal vez hizo ver al escenario muy pequeño comparado con el talento que se plantaba ahí en ese momento. La ilusión del artista era evidente con su siguiente tema “Por fin te encontré”  y la energía se demostró con el que le precedió: “Me haces falta” que enloquecía al público con sus pequeños bailes. Se despedía momentáneamente del escenario mientras que cada uno de los músicos de la impresionante banda que lo acompañaba mostraba su talento con un pequeño solo. Vuelta al escenario, con un pequeño cambio de vestuario pero con la misma sonrisa y el piano de fondo, daba comienzo “Tu boca”, un tema cuya intensidad creció cuando el cantante a final de pasarela y sin micrófono cantaba a capella, de rodillas y con el corazón en un puño, con los fans cantando y una ovación se daba final a uno de los momentos más emotivos de la noche.

A continuación y con la canción “El arte de vivir” Antonio José invitaba al escenario a Ana Guerra, a la que el público recibió con mucha energía y un gran aplauso. En el ecuador del concierto podíamos disfrutar de “Me he enamorado” y de “Grito” con la pasión y el arte de un Antonio José al que no podríamos olvidar ni en “cien mil horas”. Sería entonces cuando el Palacio se venía arriba con “Tú me obligaste” con la aparición de la colombiana Karol G, y con lo que el cordobés no pudo resistirse a cantar el tema “Mi cama” que hizo enloquecer al público. Sin querer quedarse solo en el escenario llegó el momento en el que se bajaban las luces y Antonio José presentaba con un emotivo discurso ante sus fans a Diogo Piçarra para cantar juntos su tema “A dónde vas” cuyo videoclip se estrenaba el mismo día. El público se rindió ante el portugués que se despedía muy agradecido del escenario. Y estando, en palabras del cantante, “más a gusto que un cochino en un charco”, acompañado de su fiel público, escuchábamos “Solo dime”. A continuación vivíamos otro gran momento y fue la aparición sobre el escenario de Paulina Rubio, cantando ese “Suave y sutil” donde pudimos ver el poderío escénico de ambos y esa conexión que tienen, que ha hecho que sea el asistente de la coach mexicana en La Voz.

Se acercaba final y con el calor de los focos Antonio José se quitaba su chaqueta y enérgicamente comenzaba a cantar “Tengo un corazón” con una promesa bien gritada por los fans “yo seguiré apostando por ti”. Entonces, con carteles en mano con un “hasta pronto” escuchábamos ese “Respirar de ti”, que hizo emocionarse a cada persona presente en el concierto, con Antonio José pidiendo ese “síguelo, síguelo que no me quiero ir”; y con los fans coreando “Antonio”, con el artista tumbado sobre el escenario y “what about us” de fondo, comenzaba una emotiva despedida. Abrazando a cada miembro del equipo de la gira, con una reverencia, con el aplauso del público y el cordobés resistiéndose a irse del escenario, se sentaba al principio de la pasarela, acompañado por su guitarrista pero inundado por la emoción le costaba que las palabras le salieran de la boca; hacía un repaso a estos últimos 4 años, a todos y cada uno de sus sueños, con las palabras “Así empezó todo, en un estudio, con un piano y una guitarra y con el sueño de un loco enamorado de la música” nos deleitaba cantando “El viaje” tema de Antonio Orozco, quien fue su coach en La Voz. Bastó una guitarra, su voz y un entregadísimo público para ponerle el broche de oro a este concierto, al final de una gira que nos deja con ganas de más Antonio José y que tendrá al Wizink Center, a Madrid y a cada ciudad España a la espera de su vuelta. Que esperemos, sea pronto.

FOTOGRAFÍAS DE : María Sánchez 

Deja un comentario