[Crónica] Paty Cantú llega a Madrid con un show único y unos invitados de lujo

Una cuenta atrás retumbaba en la Joy Eslava de Madrid. Una pista llena de gente aguardaba al fenómeno latino, y es que Paty Cantú por fin llegaba a España. Siendo ya una de sus giras más especiales, el 333livetour se esperaba con ganas en toda la sala, sobre todo, después de saber que sería una verdadera caja de sorpresas. Una brillante silueta salió de detrás del telón para sentarse en un trono que presidía el escenario: La mexicana había llegado.

Una voz robótica directamente salida de un aparato pegado a su micro dio pie a ‘Cuervos’, una intro típica de sus conciertos en las que se corona como diva. Siguiendo con el amor roto, empezó con ‘Rompo contigo’ y ‘No Fue Suficiente’, con la que anunció una colaboración sorprendente. Nada más y nada menos que Miriam Rodríguez deslumbró la Joy con una voz que consiguió levantar la ovación del público y de Cantú.

La gamberra ‘Goma de Mascar’ cerró el primer set, y tras un breve descanso, una Paty que cambió el rosa por el gris metalizado salió aún más decidida a las tablas. Haciendo partícipe al público en todo momento, decidió cantar sentada en el escenario para estar más cerca de sus fans. Sonaba ‘Afortunadamente no eres tú’, justo antes de invitar a otro amigo. Bustamante llegó con su voz, definida por la cantante como una voz “romántica” y acompañó a la latina en ‘Contigo’.

“De pequeña decía que yo iba a ser bien intensa”

 

Acompaña de su guitarrista, Paty supo cómo darnos un momento muy íntimo con su música, que animó con temas como ‘Clavo’ o ‘Por besarte’. Sin embargo no duró mucho. “De pequeña decía que yo iba a ser bien intensa” fueron las palabras con las que Cantú, después de haber mostrado su agradecimiento a nuestro país y a Alejandro Sanz por haberle pedido colaborar con él.

Llegó la fiesta, y con ‘Cuenta pendiente’ y ‘Mariposas’, Patry abrió otro set con un elegante traje rojo. ‘Suerte’ le puso banda sonora al agradecimiento que le dio a todos los que habían hecho posible su llegada a los escenarios de España, creando la antesala perfecta para los últimos invitados de la noche. Antonio José fue ‘Valiente’ con ella, y casi en plena despedida un piano apareció en medio del escenario. Pablo López cantó ‘Déjame ir’, su canción con la mexicana, que nos dejó ver su gran amistad encima y abajo del escenario.

‘Natural’ pretendía ser la que cerrara al concierto, pero Patry lo dejó claro; no busca fama, sueña con verle la cara a sus fans. Así, se rindió ante los gritos de que cantase otra canción, y sin necesitar su banda empezó a versionar a capella ‘Mujer contra mujer’, de Mecano. Después, un ‘Cielito Lindo’ a pleno pulmón antes de irse le sirvió para dejar clara una cosa: Paty sabe de dónde viene, pero tiene aún más claro hacia donde va.

Deja un comentario