[CRÓNICA] Belén Aguilera llena de magia la Sala Galileo de Madrid

Belen Aguilera concierto

En Madrid el otoño ya atraviesa todas las calles de la capital, más por la nostalgia que lo acompaña que por el temporal que no da tregua. Entonces llega a la ciudad Belén Aguilera, dispuesta a poner banda sonora a esta estación desde la sala Galileo de Madrid.

Una sala abarrotada, su outfit más cómodo y descalza, Belén Aguilera se sentaba frente a un pequeño piano envuelto en luces que junto, a los focos que ya iluminaban el escenario daban un toque bohemio y muy íntimo al lugar. Cómo no podía ser de otra forma, la cantante catalana presentaba uno de sus primeros temas propios “Ven Aquí”, el cual, a pesar de no estar en las plataformas oficiales sí era conocido por su público. Se hizo el silencio, comienza la función: manos al piano y una voz dulce y rota llenaban el ambiente.

Haciendo honor a las covers que le han hecho crecer, Belén dio paso a un mix de temas de Rihanna: “Stay”, “Diamonds” y “Love on the brain”, los dos últimos acompañada de Chechu Aurrecoechea a la guitarra y Marc Montserrat a la percusión. Esto marcaría el ritmo del concierto, porque a estas le siguieron “Sálvame tú”, tema propio de la cantante, y “Guantanamera” la cual fue interpretada con Bely Basarte. La esponjosidad de las dos voces invitaba a cerrar los ojos, disfrutar y sentir, transportando al público su paraíso personal. Aún sentada en el suelo frente a frente con el público, la catalana dio paso a “Ilesos”, abierta y vulnerable, como indica la letra, sin poder parar los sollozos que se oían en la sala.

Tocaba recomponerse, por eso Belén pedía al público venirse arriba haciéndole los coros de “Millonària”; así lo hicieron, no hubo persona que no gritara ese “Fucking money man” porque así lo pedía Belén y la excelente versión que hizo del tema. Entonces, la artista hacía de las suyas, y ella misma lo decía que, después de este momento, iba a bajar todo el subidón con su nueva balada “T’estimo”, escrita entera en catalán, estrenada este 30 de octubre. Ya podías ser de Madrid, Salamanca o Cádiz que era imposible no emocionarse con el tema y el sentimiento que emanaba del piano y la voz de Belén. De nuevo, la artista compartía el escenario; primero para cantar “Jaque al rey”, junto a Edurne quien no tuvo más que bonitas palabras de agradecimiento y admiración para Belén y, a continuación, para cantar un mix de temas de Billie Eilish junto a su amiga Nuria “Dear Leo”.

Con las colaboraciones a la orden del día, Belén Aguilera lanzó hace casi un año una versión de “Tus Monstruos” junto al cantante y amigo Raoul Vazquez, quien en este concierto no pudo estar presente. Precisamente por eso, el público cantó más fuerte, buscando arropar a Belén en el escenario. Con la sala Galileo motivada hasta las nubes, llegó otro momento espectacular en el que la artista versionó distintos temas de sábado noche en la discoteca. Impresionó con versiones acústicas de “Vámonos de aquí”, “Enchochado de ti”, “Yo x ti, tú x mí”, “Un trago” y “Yo quiero bailar”. Las sorpresas no cesaban, y para entonces subía al escenario Manel Navarro para interpretar “Que te vaya bien” la historia de una ruptura contada desde ambas partes. Era el turno de dos nuevas versiones; por una parte, una de sus covers más sonadas “Me rehúso” y, a continuación, “Shallow” junto a Hibrido Abraxas, amigo de la cantante y director de varios de sus videoclips.

Se acercaba el final del concierto y tocó el turno de “Muere”, un tema hecho para abrirte a él y sentirlo. Nadie lo interrumpió, nadie lo acompañó y no por no conocerlo sino porque era el momento de Belén, de dejarte envolver por su voz y sus palabras. Con los sentimientos a flor de piel, comenzó a cantar “Halo”, cuya actuación dio paso a uno de los momentos más emotivos de la noche: invitada por Belén tras oír su nombre desde el público, se acercó al escenario una de sus fans para acompañarla durante la canción, sorprendiendo a los asistentes con una espectacular voz que consiguió sacar más de una lágrima a la cantante. Lo inesperado del momento hizo al público venirse arriba, pidiendo una última canción que llegó en forma de “Jaque al rey”; ese fue el broche de oro para una noche en la que la Belén Aguilera consiguió hacer magia en la ciudad de Madrid desde la banqueta de un piano.

Fotografía portada: Jose Luis Medina [@xjoselux]