La Gira ImaginBank de Cepeda y Ana Guerra llega a Madrid llena de ritmo,emociones y sorpresas

Gira ImaginBank

La tarde del 26 de noviembre, la ciudad de Madrid se veía cubierta por unas nubes que se propusieron dar una de las noches más otoñales del mes. El barrio de Carabanchel no iba a ser una excepción, por lo que a las nueve de la noche el Palacio Vistalegre de Madrid se empapaba bajo la lluvia así como los fans que hacían cola para disfrutar del concierto de Cepeda y Ana Guerra de la “Gira ImaginBank”. Poco les importó el chaparrón: el paraguas y el chubasquero a la consigna, las ganas y la emoción al recinto. 

Con todos más que preparados, salía al escenario para iniciar el concierto Cepeda interpretando “Me da igual”. La entrega del público fue palpable desde el minuto uno del espectáculo, acompañando al cantante en cada una de las estrofas y haciendo del Vistalegre un hogar para él. A este tema, le siguió “Cuando no estés” donde las dotes de rap del artista no pasaron desapercibidas para nadie. Una de las características de esta gira era que los dos protagonistas ofrecían nuevas versiones de sus propias canciones a los asistentes, creando un momento mágico cuando ambos cantaron “Llegas tú” (tema originalmente de Cepeda).

El concierto fue un equilibrio entre los temas de su primer álbum “Principios” con los de su correspondiente reedición. Por ello, tras cantar que fue su primer single “Esta vez“, le tocó el turno a “Fuimos vida“. El artista dio entonces paso a “723“, la cual cuenta la historia de dos refugiados. No perdió la oportunidad de hacer un discurso que le ha acompañado en sus dos giras,una reflexión sobre este tema y dejando un claro mensaje: “No trago a las personas que rechazan una vida humana por ser de otro país o de otra religión ” 

El público lo daba todo con el gallego, quien estaba más en su salsa que nunca con sus temas “Imperfecto“, “Si me dices” y “Te quiero disparar” . Al ser el séptimo concierto de la gira, los fans ya preveían lo que llegaba; se hacía el silencio, reducían las luces y tomaban protagonismo el piano y la voz de Cepeda con “Tú desnuda“,  conmoviendo a todo el palacio.

Con las emociones a flor de piel, llegó el turno de “No puedo vivir sin ti“, rememorando su paso por la academia de Operación Triunfo. Aprovechó el momento para presentar a la banda que le acompaña y agradecer a los organizadores y asistentes del evento y a continuación interpretó uno de los grandes temas de la gira: “Pídeme la vida“.

El Vistalegre apagaba sus luces pero los fans no se rendían y fueron ellos quienes acapella introdujeron “Vuela“. Más que arropado por su público, Cepeda cerró su turno con “Mi Reino” por todo lo alto.

Llegaba el segundo asalto del concierto, cambio de banda, bailarines preparados y Ana Guerra se subía al escenario dispuesta  a darlo todo. Inauguró su turno con “Bajito” haciendo bailar a cada uno de los asistentes a la que, sin dar pausa al ritmo, le siguió “El remedio“.

Para presentar su álbum “ReflexiónAna Guerra eligió como primer tema “Con una mirada“, con un fuerte coro por parte de sus fans. Entonces la canaria llamaba al escenario a su compañero Cepeda y, ante su petición, las linternas del público crearon un mágico ambiente para que los cantantes interpretaran “Olvídame“.

A toda esta emotividad le siguió una vuelta a algunos de los temas más ritmosos de la cantante “Vete de mí” y “Lo malo“, y  no hubo persona que no se viniera arriba con la fiesta que montó la artista. La cantante aprovechó este remember a la academia para agradecer la presencia de algunos de sus compañeros de edición, dedicándole uno de los momentos más encantadores de la noche: Ana Guerra frente al piano cantando “Despierta“, que culminó con una ovación por parte del público.

A continuación, la canaria hizo un viaje en el tiempo y dio paso a un bloque de canciones de recuerdo a su paso por Operación Triunfo: comenzó con “La bikina“, continuó con “Cuídate” acompañada de su compañera de edición Nerea Rodríguez, les siguió “Cómo te atreves” y una versión a capella y sin micrófono de unos versos de “Todas las flores“. Para cerrar este turno, la cantante interpretó “Sax” seguida de su característica presentación de los bailarines y la banda que terminó con el palacio cantando “Cumpleaños Feliz” al bajista de esta.

Se acercaba el final de la noche y, tras ofrecer una corta versión de “El Viajero” y animar a su público con “Sayonara“, Ana Guerra ofreció un regalo a los asistentes; invitó de nuevo al escenario a Cepeda para interpretar en exclusiva la que será su nueva colaboración “Culpable o no“. El público quedó boquiabierto ante la sorpresa y aplaudió una vez más la química existente entre ambos artistas. Entre vítores empezó a sonar la canción final “Ni la hora” con la que la canaria hizo temblar el suelo de Madrid.

Llegó la despedida, con todo el equipo de la gira en el escenario que decía adiós a la capital al ritmo de “Uptown Funk” y con un público que no quería marcharse aún. Pero la huella de Cepeda y Ana Guerra ya había quedado marcada en el Palacio Vistalegre; en conjunto y por separado, ambos demostraron una vez más su pasión y su talento, y ante eso no hay tweet, hater o polémica que pueda opacar su más que merecido éxito.

Disfruta de todas las fotos del concierto en nuestro álbum de Flickr.