Agoney desata su voz y su alma en su álbum “Libertad”

Portada Libertad Agoney

Dos años de espera se hacen pocos cuando se trata del álbum debut de un artista como Agoney. Han sido incontables horas de trabajo y mucha alma en la tinta las que han dado lugar a “Libertad”, el primer álbum de estudio de un artista que no ha dudado en salirse de todo lo convencional y crear su propia marca. Es, sin duda, un álbum hecho para escuchar, disfrutar y sentir.

Compuesto por 9 tracks, “Libertad” tiene todo un conjunto de sonidos, ritmos y voces que se salen de cualquier norma escrita. Una producción brillante de la cual forman parte profesionales como Andrés Terrón, Pablo Estrella, Jaime García-Altozano, Apollo Vice y el propio Agoney. El tinerfeño no se encasilla, y a través de diferentes géneros ha conseguido formar su propia seña de identidad. El artista ha conseguido enlazar su peculiar voz con cada estilo que toca, sin dejar atrás ninguna de las partes. Desde el preludio “Libertad” hasta la última canción “Volver a Ser”, Agoney explora, experimenta y sorprende gratamente, pues no se deja llevar por lo establecido y crea su propio mundo musical; un círculo tan bien cerrado donde la última nota de “Volver a Ser” se une a la primera de “Libertad” de forma majestuosa.

La marca Agoney no solo es visible en la producción de su álbum, también en la composición. Si hay algo que caracteriza a “Libertad” es el alma que hay en las historias que cuenta. El cantante no tiene problemas en abrir su corazón y mostrar todo lo que tiene dentro de sí mismo; muestra su fragilidad e inseguridades con temas como “Volver a Ser” y “Perficción” y da a conocer su parte más ruda y crítica con “Black”. Con una temática más sexual, “Angel Caído” desenvuelve un aura de sexo sin tapujos ni censuras que apela al más puro placer. El amor también tiene espacio en este álbum a través su tema “Más”, así como el arrepentimiento y las mentiras con “Edén”. Con todo este conjunto de emociones, Agoney no deja atrás la parte más importante: él mismo. Con “Quizás” y “Soy Fuego” el tinerfeño deja clara su evolución personal, una declaración de intenciones sobre que es y será él quien manda en su vida, en su trabajo y en su propia persona.

Cada uno de estos temas, con sus peculiaridades, son los que dan vida a “Libertad“. No se trata de “las canciones de Agoney” sino de “Agoney en canciones“, pues va más allá de lo que se escucha, al final se trata de lo que sentimos al escucharlo. Es por ello que ni la música ni el cantante son un simple producto salido de un programa de televisión, España ha sido testigo del nacimiento de un gran artista que no ha dudado en luchar por lo que siente y lo que quiere. Para Agoney, para sus fans y para el mundo de la música, esto es mucho más que un álbum, es su Libertad.