Todos los detalles de “Curso de Levitación Intensivo” de Enrique Bunbury

Ayer tuvimos la ocasión de asistir a la rueda de prensa virtual de Enrique Bunbury como motivo de la presentación de su nuevo álbum Curso de Levitación Intensivo que ha estrenado hoy 11 de diciembre.

El zaragozano ha hablado de su nuevo disco y de su anterior, lanzado este mismo año, Posible y del concierto en streaming que dará el próximo 24 de enero. Además ha reflexionado sobre la actualidad del sector de la cultura musical y sobre el rumbo que está a punto de tomar con su propia música.

Hoy se ha estrenado Curso de Levitación Intensivo, un álbum de reflexión, equilibrio y sensatez nacido durante el confinamiento, apenas pocos meses después del lanzamiento de Posible este mismo 2020.

Se puede decir con toda razón que Curso de Levitación Intensivo no habría existido si no llega a ser por el contexto en el que estamos ahora. “Cuando se canceló la gira, me propusieron entrar en el estudio”, comenta Bunbury. Su manager, que veía como una desventaja que Posible no tuviera gira, le ofreció la posibilidad de grabar un maxi-single o un LP.

Sin embargo, Bunbury lo tenía claro: “Para grabar cuatro canciones, grabo un disco. A mí el formato intermedio me gusta en los demás, pero para mí no me acaba de convencer. Me gusta completar lo que es una idea entera, explicar el momento temporal. Y eso lo explica mejor un álbum”.

bunbury curso levitacion intensivo

Este Curso de Levitación Intensivo se comenzó a fraguar de una manera inconsciente en la que el artista zaragozano iba componiendo canciones sin saber que iban a formar parte de un disco que se iba a grabar inmediatamente en verano, después del lanzamiento de Posible el 29 de mayo. Poco después, con la idea clara de Enrique de conformar un disco, fueron surgiendo las demás canciones, algunas de las cuáles consideradas por él como de las más importantes del disco.

En cuanto al proceso de grabación y producción, Bunbury asegura que ha sido “muy caótico” y una “grabación muy compleja”. A diferencia de sus anteriores discos, en Curso de Levitación Intensivo no se ensayó con la banda. La primera parte de la grabación se llevó a cabo en un estudio de Tarragona donde han grabado muchos músicos de la escena indie española, como Love Of Lesbian. En “La Casa Murada” hicieron varias pruebas con su banda Los Santos Inocentes y con otros músicos de jazz experimental “que aportaran cosas que no eran propias de otros lugares en los que habíamos estado”. Refiriéndose con “lugares” a estilos y direcciones que ha llevado a cabo en otros discos.

La normativa y las limitaciones políticas sanitarias de Estados Unidos marcaron la segunda parte de la grabación, como comenta en su cartel de presentación. Fue en México donde llevaron a cabo la parte final de la producción y mezclas, ya que debido al cierre perimetral de Estados Unidos, parte de su equipo que se encontraba en España no podía acceder a territorio americano. Como ha explicado él mismo, iban esquivando los problemas aduaneros. Y a pesar de haberse tratado de una grabación compleja, Bunbury afirma que “en el caos no hay error”.

Alejarme de Posible todo lo que fuera posible”, ese era el deseo de Enrique Bunbury con este nuevo trabajo. A diferencia de la clara tendencia electrónica de su pasado álbum lanzado en mayo, este Curso de Levitación Intensivo es más orgánico. Aunque mantiene los sintetizadores, algunos instrumentos más orgánicos como el bajo lo hacen menos electrónico que su predecesor. Sin embargo, a pesar de su deseo de tratar de alejarse de la esencia musical de Posible, el artista acepta que “era inevitable que hubiera conexión” entre dos discos a cuyos lanzamientos apenas les separan siete meses.

Si este Curso de Levitación Intensivo tiene algo de particular, además del contexto en el que ha nacido y de su caótica producción, es el hecho de salir a la luz sin adelantos previos. Bunbury ha defendido la idea de que un mismo producto se puede lanzar de muchas maneras diferentes, y que una de ellas es hacerlo de esta forma. “No hay ninguna obligación de sacar adelantos”, y añade que próximamente irá lanzando singles con sus vídeos, a lo que ha bautizado como “atrasos”.

Como artista veterano y maduro, Enrique defiende que la música es eso que comunica la situación que le está tocando vivir al artista o el momento personal o profesional en el que se encuentra. La idea principal de llevar a cabo este particular lanzamiento ha sido por el deseo del artista de que el álbum se escuche por lo menos una vez al completo. Ya que, como muchos artistas hacen y como él ha hecho en sus anteriores trabajos, la idea de ir sacando adelantos al final altera el orden de la historia que cuenta el álbum: “De alguna manera es ir descomponiendo la estructura interna de un disco y creo que eso explica peor el momento en el que está un artista”.

Y ese orden es importante para Bunbury: “Siempre en todos mis discos intento que el orden del disco explique la historia y el pensamiento, y que el orden te lleve a un viaje”. Y ese viaje es este 2020, año en que la pandemia ha sido fundamental para el nacimiento de Curso de Levitación Intensivo: “Puede que alguna de estas canciones hubieran aparecido pero el sentido global del álbum no”.

Enrique Bunbury lo considera un álbum urgente y que necesitaba sacar: “Las canciones tenían que salir este 2020 porque resuenan de alguna manera esto que nos ha ocurrido a todos. Los textos tienen alguna conexión con el presente. Y sobre todo (el disco) habla de un momento personal, dónde me encuentro y cómo”.

Reflexionando, en este sentido, sobre explicar el momento en que se encuentra el artista en sus trabajos, Bunbury ha hablado de la universalidad y del valor de las canciones con el paso del tiempo: “Por mucho que queramos hacer canciones muy universales y pasen las décadas, que nuestras canciones duren y la gente las escuche es prácticamente imposible. Reflejando el momento que vivimos es la manera de llegar a la universalidad. Que esas canciones nos lleven a qué es lo que ocurrió en tal época es lo que creo que da valor a una canción pasado el tiempo”. Es por ello, que al propio cantante le extraña que no haya más discos y artistas hablando de este momento: “Me extraña que haya un silencio cultural en este 2020. Espero que en el 2021 salgan cosas”.

Curso de Levitación Intensivo es un disco social. Al final el momento del artista es de alguna manera el mismo que nos ha tocado vivir a todos. Y la prueba está en la crítica que hace en canciones como “Malditos charlatanes”. Su origen nace de “este ser humano en el que nos hemos convertido en las redes sociales, que se comporta como un conductor de automóvil que insulta de más, y luego te bajas y no eres así. Creo que en las redes sociales la gente se comporta de una forma excepcional, opina de cualquier cosa con muy poco conocimiento y, sobre todo, con muy poca sensibilidad. He reflexionado mucho sobre el tema “redes” y creo que estamos en un momento en que espero que la Humanidad haga una reflexión sobre lo que ha perdido en estos momentos con las redes sociales”.

Quien diera la potente voz a Héroes del Silencio confiesa que con este nuevo disco está cerrando una etapa de su vida e inconscientemente se está moviendo a otra dirección que considera interesante. Con Curso de Levitación Intensivo Enrique Bunbury afirma estar saliendo de su etapa contemporánea y estar entrando “en otro lugar en el que considero que la música libre puede tener una cabida especial”.

Y es “Tenías razón en todo” el tema con el que cierra el disco y dirige la atención a la salida. Aunque ahora mismo desconoce ese lugar del que habla, será en su próximo disco cuando lo encuentre: “Lo que deseo en mi próximo disco es mirar más adentro y dejar de mirar afuera”.

El próximo 24 de enero es la fecha para el concierto en streaming que Bunbury ofrecerá a sus seguidores. Un show “on demand” para el que el artista ha asegurado que no están reparando en gastos: “No vamos a salir en pijama en el cuarto de estar tocando la guitarra acústica. No va a a ser un escenario casero, va a ser un streaming profesional”. En cuanto al repertorio, el zaragozano ha decidido centrarlo en su último periodo contemporáneo y reducir las etapas de “Huracán” y de Héroes del Silencio. Con este concierto en streaming, Bunbury espera que sea el comienzo de una gira.

bunbury concierto streaming

Tras su reflexión de alejarse de los escenarios y centrarse más en la música de estudio, como ha quedado reflejado en el cartel de presentación del nuevo disco, Bunbury ha aclarado el porqué. “Me preocupa la interpretación de un puñado de canciones durante muchos meses de forma reiterada. Ha llegado un momento en que quiero hacer giras más cortas y yo salir más contento al escenario”.

Y de esta sensación de alejarse un poco de la música en vivo habla en el tercer ‘track’ de Curso de Levitación Intensivo, “El precio que hay que pagar”: “El precio que hay que pagar para llegar a donde llegues como ser humano es un precio que pagas a lo largo de tu vida. Es un precio pagado con gusto. Dentro de la profesión hay partes que te gustan más y otras que te gustan menos. Con el tiempo vas amoldando las cosas a tu gusto. Estaba en un momento de enfrentamiento con las giras, ya lo que me toca es hacer giras más cortas. Vas haciendo lo que te gusta más a tu manera”.

Sin embargo, no olvida el placer que le da la comunicación con el público y la vida que le da emocionar a la gente con sus canciones. Y asegura que en cuanto se pueda, tendrá ganas de salir a girar y reencontrarse con su “familia del Rock & Roll” y con esas caras conocidas del público que echa de menos y tiene muchas ganas de volver a ver.

Era inevitable hablar sobre la situación crítica del sector de la música en vivo. En la cabeza de Enrique Bunbury no entra la idea de llevar a cabo un concierto con distancia social y con limitación de público. Para el artista es poco rentable y deficitario de cara al escenario, y ello conlleva reducir los técnicos del sector, que son los grandes perjudicados. Por ello, ha visto una gran salida en el formato de concierto vía streaming de pago: “Los músicos deben cobrar por su trabajo. Los discos que salen en streaming ya es regalar la música”.

Y aunque ha reconocido no seguir mucho la política, le preocupa el tema social y defiende que “la gente que gobierna y piensa en el bien de la sociedad debería tener un poco de empatía con respecto a la gente. No solo el mundo de la cultura y el espectáculo, hay muchos gremios que están en situación crítica”.

Aunque suene raro, este confinamiento Enrique Bunbury ha disfrutado de sus resfriados y afonías sin ningún tipo de estrés. Aunque no ha dejado de descansar en el estudio para grabar colaboraciones con otros artistas como Love Of Lesbian, para su próximo disco del grupo, y Mikel Erentxun, Enrique también ha disfrutado de esos problemas que le obsesionan a un artista cuando está de gira: “Pensaba “hoy puedo toser todo lo que quiera””.

Para cerrar la rueda de prensa, Bunbury ha reflexionado sobre el momento en que se encuentra ahora en su carrera: “Yo considero que estoy en un buen momento. ¿El mejor? Eso ya es cuestión de gustos. Yo estoy contento con lo que he sacado este 2020. Como soy muy crítico con lo que hago, el pasado siempre me parece peor”.

Todavía queda Bunbury para rato. Y es que a sus 53, el zaragozano considera que está en la mitad de su carrera, se siente muy afortunado y espera hacer un disco más. Posible y Curso de Levitación Intensivo son sólo el cierre de la etapa musical contemporánea de Bunbury: “Yo estoy de entrada a un nuevo territorio y tengo todavía cosas que aportar en mi carrera”.