El Barrio llena el Barclaycard Center con su Esencia.

El pasado sábado 19 de Diciembre tuvo lugar en Madrid uno de los conciertos más esperados del año. El Barrio llegaba a la capital con su Esencia batiendo récord y llenando por dieciseisava vez el Barclaycard Center, antiguo Palacio de los Deportes, algo que ningún artista había conseguido anteriormente. 



Algunos de los barrieros más fieles hicieron cola desde las siete de la mañana para poder ver en primera fila este concierto histórico en la trayectoria del gaditano.




Con el recinto inundado de sombreros, el evento comenzaba poco después de las 22:00 de la noche con una introducción espectacular de la orquesta en un tono clásico, seguido de el principio de Hijo Del Levante con las voces del coro Gospel y terminando de romper con He Vuelto, single principal que ha marcado el regreso al mundo de la música y los escenarios de El Barrio. 

Con setenta músicos sobre el escenario el espectáculo no hizo más que empezar, no faltó la rumba que hizo a toda la pista arrancarse a bailar, ni tampoco los grandes clásicos que han acompañado al artista y a todos sus seguidores desde los principios, ni alguna más recientes como De  Lobo A Cordero

Otra de las canciones que no pudo faltar fue Buenas Noches Amor, con las voces de su coro personal que envolvían a todos los asistentes



Por supuesto también hubo tiempo para las anécdotas, y es que Selu dejó claro que ya sea para un estadio lleno o para tan solo trece personas, como en su primer concierto en Madrid, si hay que cantar él canta, y los deja a todos boquiabiertos. 

La noche transcurrió llena de arte, baile y más de una vez bajo el grito de maestro. Durante el cambio de vestuario la banda y la orquesta aprovechó el momento de soledad en el escenario para explayarse mostrando todo lo que podían dar de si y crear un show magistral que hizo enloquecer al público demostrando que la buena música a veces no necesita letra para transmitir. Incluso se atrevieron con una “batalla” piano contra violín a manos del director de la orquesta. 

Aunque el público repitió que no tenía ninguna prisa por irse, el concierto acabó bien entradas las doce de la noche con el, ya mítico himno barriero donde todos los fans alzaron sus sombreros y se pusieron a cantar y bailar. 

Sin duda una de las noches más mágicas vividas en el Palacio de los Deportes con esa mezcla de flamenco, clásico y rock tan característica. 




Si quieres ver todas las fotos puedes hacerlo en Nuestra Página de Flickr



Deja una respuesta