Birdy vuelve a brillar sobre el escenario presentando “Young Heart”

Dos semanas antes de publicar su álbum “Young HeartBirdy ha ofrecido a sus fans un concierto virtual desde el Wilton’s Music Hall de Londres. Durante más de 1 hora, la voz de la artista británica inundaría el espacio, acompañada de toda una banda instrumental, una pequeña orquesta y el trio coral Wildwood Kin. Es necesario entender así una actuación de Birdy, como un evento en el que intérpretes, música y decoración juegan su propio papel para crear un ambiente peculiarmente mágico e hipnotizante.

Birdy abría el concierto con un pequeño clip sobre el proceso de creación de “Young Heart”, un viaje de experiencias y una forma de redescubrirse a sí misma. En el repertorio del concierto había toda mezcla de temas de su discografía: la intérprete escogió “Shelter”, “1901” y “Tee Shirt” para dar comienzo a su presentación creando toda una atmósfera de emocionalidad y sonidos envolventes característicos de sus canciones.

Entre los temas de su nuevo álbum, los espectadores pudieron disfrutar, por un lado, de las ya conocidas “Deepest Lonely” – cuyo inicio a cappella junto a Wildwoon Kin fue todo un regalo – , “Surrender”  y “Loneliness”; y, por otro lado, de temas inéditos como “Voyager”,  “River Song”, “Celestial Dancers”, “Second Hand News” – que saldría a la luz horas después – y “Little Blue”, la cual la artista estaba emocionada por tocar. Y no es de extrañar; con este tema la artista cambiaba de escenario, subiendo al balcón del teatro donde se encontraba la orquesta. Desde lo más alto del espacio, Birdy nos ofrecía un tema que iba directo a las entrañas, una letra emotiva por la historia que narra y que en voz de la artista da lugar a una pieza maestra.

Como la cantante ya había anunciado, tuvieron su momento también aquellos característicos temas que han impulsado a la artista en su carrera; las versiones de Birdy de “People Help the People” (de Cherry Ghost), “Terrible Love” (de The National) y “Skinny Love” (de Bon Iver) impresionaron una vez más por el espíritu que la artista da a cada tema. Y, finalmente, aquellas canciones de la propia Birdy que son prueba de su virtud artística: “What About Angels”, “Wings” y “Comforting Sounds”, la cual cerró el concierto de manera espectacular. La artista despedía entonces la función sonriendo a la cámara, más que orgullosa de su presentación, y agradecida a cada músico que la había acompañado a lo largo de la presentación.

Era emocionante ver a Birdy sobre el escenario tras cinco años de descanso; este concierto ha sido prueba más de lo que la artista británica es capaz de hacer sobre el escenario. Verla pasar de un instrumento a otro y tocar cada uno de ellos con una naturalidad mágica, con un virtuosismo que demuestra que la música nace, crece y muere en sus manos y en su voz. Con esta presentación era inevitable emocionarse así como son irremediables las ganas de escuchar al completo la última obra de la cantante.

Para llegar a “Young Heart” la artista vivió todo un proceso de autodescubrimiento. Como contaba en una entrevista, tras una ruptura, Jasmine – nombre real de la artista – vivió un bloque artístico; incapaz de sentarse a componer, la joven viajaría a La India para renovar su mente y su espíritu. Este álbum fue creado entre Los Ángeles y a Nashville y, con una pandemia de por medio, está cada vez más cerca de ver la luz. Hasta entonces, el público puede disfrutar de las canciones que Birdy ha ido ofreciendo estos meses.