C. Tangana nos lleva en su “Yate”